Al continuar la navegación en este sitio, autorizo el uso de cookies de seguimiento y preferencias.

Perlas de Tahití

Tahití, perla de la Polinesia francesa

Tahití: un nombre mágico siempre ligado en la imaginación de muchas personas al sol y al calor, a lagunas con aguas transparentes y vacaciones de ensueño. Además de su impresionante infraestructura dedicada al turismo, la famosa isla de la Polinesia Francesa tiene muchos otros atractivos, mereciendo especial atención el cultivo de perlas y la cosecha de la famosa Poe Rava, la perla negra de cultivo de Tahití.

Tahití, perla de la Polinesia Francesa

Datos geográficos

Territorio de ultramar ubicado en el sur del océano Pacífico, la isla de Tahití (archipiélago de las Islas de la Sociedad) es una de las muchas joyas de la Polinesia Francesa, junto con los otros cuatro archipiélagos que la componen: Tuamotu, Marquesas, Gambier e Islas Australes.

Está integrada en las Islas de Barlovento y tiene el aspecto de una isla montañosa bordeada por un arrecife de coral. Tiene dos zonas, Tahití Nui y Tahití Iti, y ocupa un área de poco más de 1000 km².

Centro neurálgico del Pacífico

Hay aproximadamente 185.000 habitantes en Tahití; es la más grande y poblada de las islas de la Polinesia Francesa. Concentra la mayor parte de la actividad económica del archipiélago. El turismo contribuye en gran medida a su economía y el territorio alberga un aeropuerto internacional.

Tahití y la Polinesia Francesa, siempre objeto de deseo

En sus orígenes, Tahití fue habitado por los pueblos maoríes. Más tarde sería descubierto por los vikingos, así como por los navegantes portugueses, holandeses, ingleses y franceses. A finales del siglo XVIII, la isla de Tahití fue colonizada por misioneros protestantes ingleses y luego adquirió el estatus de protectorado francés, a mediados del siglo XIX.
Hoy en día, Tahití se considera la "capital" de la Polinesia Francesa. La gente habla francés (idioma oficial) y tahitiano.

El cultivo de perlas

Una actividad esencial

Después del turismo, el cultivo de perlas constituye hoy la segunda actividad económica de la Polinesia Francesa.

Hay numerosas granjas de perlas en el territorio, aun cuando el cultivo de perlas no está presente en isla de Tahití propiamente tal. A finales de la década de 2000, se enumeraron más de 1000 en los 80 atolones diferentes de la región. Actualmente son alrededor de 380. La Polinesia Francesa es la cuna y el centro neurálgico de la cría de ostras Pinctada margaritifera, de las que se extraen las famosas perlas de cultivo de Tahití.

Hacia un equilibrio de la actividad

Sin embargo, una crisis golpeó al sector a principios de la década de 2000, reduciéndose el precio del gramo de perlas de 100 a menos de 5 euros en 25 años. La sobreproducción y la desorganización de los circuitos comerciales fueron en parte responsables de esto. Desde entonces, las cosas han mejorado y la perla negra de Tahití ha recuperado su categoría de la más preciosa del mundo.

Un ejemplo: el atolón de Marutea Sur

Marutea Sur, que también recibe el nombre de Marutea-i-runga y Nuku-nui, es un atolón ubicado en el archipiélago de Tuamotu, que forma parte de la comuna de Gambier. Está relativamente aislado, ya que se encuentra 74 km al este de María, una isla vecina, y 470 km al este de Tahití.

Un lugar idóneo para el cultivo de perlas

El lugar goza de una gran reputación, al ser uno de los más adecuados para la cría de ostras, cosechándose incluso Poe Rava. Se extiende por 20 km de longitud y 8 km de ancho. La superficie de la tierra emergida alcanza los 14 km² y su laguna, 112 km².

Marutea Sur: atolón alejado de Tahití pero entre los más importantes de la Polinesia Francesa

Marutea Sur vio nacer el mercado de ostras de perlas desde principios del siglo XX, cuando la producción llegó a alcanzar las 40 toneladas por año.
Gracias a las condiciones climáticas y la geofísica de Marutea Sur, con una laguna desprovista de cualquier contacto directo con el océano, se trata de un lugar único para el cultivo de perlas, autorizado en un área de 850 hectáreas de la laguna.

El territorio de Robert Wan

El famoso empresario Robert Wan vio de inmediato las posibilidades de Marutea Sur, tras promover con éxito la industrialización de la cosecha de perlas a principios de los años setenta.

Este pionero hizo del atolón de Marutea, comprado en 1986, el lugar ideal para establecer su primera granja de perlas. Y es que todas las islas Tuamotu son famosas por sus lagunas excepcionalmente puras, lo que hace que el cultivo de perlas de la Polinesia siempre haya florecido allí, incluso en tiempos de crisis.

Laurent Pereira, fundador de la empresa y marca de joyería Perlería de Tahití, se inspiró en la experiencia y el conocimiento de Robert Wan, con quien trabajó durante muchos años, para crear una tienda conceptual única de este tipo: la Maison Georgia H., con sede en Andorra.

Dirección de lujo

Descubra los diversos sectores de la actividad de lujo en Andorra y la oportunidad de aprovechar las múltiples opciones que ofrece el país para hoteles, spa, restaurantes, compras, esquí, etc.

Más información

Recevez nos
dernières actualités

Inscrivez-vous dés maintenant et découvrez en exclusivité les offres et nouveautés de notre boutique Georgia H. Andorre

S'inscrire